El panteón

Tal y como nos recuerda la inscripción de la fachada, el Panteón fue construido por orden del célebre Agripa, uno de los principales colaboradores del Emperador Augusto. Fue destruido casi totalmente en el incendio y más adelante, restaurado por Adriano en el año 118 d. C.

El monumento ha llegado a nuestros días prácticamente intacto gracias al Emperador bizantino Foca que, en le año 608 donó el templo pagano al Papa Bonifacio IV para que lo transformase en una iglesia cristiana.

Su fachada presenta el clásico estilo de los templos romanos, con un pórtico a columnas dominado por un friso triangular. Desde el tradicional pórtico se pasa a su interior, cuya planta circular ejerce directamente como tambor de la célebre cúpula, que en realidad es la mitad de una esfera que va disminuyendo progresivamente su espesor. En el centro de la cúpula se abre un ojo circular, cuyo diámetro es de 8.92 m y que aún conserva parte de su revestimientos original de cobre.

Interior

Exterior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: